Tags:

Boca está dispuesto a abonar la cláusula por Pizarro

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail to someone
Pizarro está de pretemporada en México.
Boca está dispuesto a abonar la cláusula por Pizarro

Es la obsesión de Guillermo y Boca está dispuesto a abonar la cláusula por Pizarro y se convierta en el segundo refuerzo. El medio está de pretemporada en México. 

Hoy Guido Pizarro se encuentra sobre las arenas de Riviera Maya, un paradisíaco centro turístico de México. Ahí está el volante central que anhela Guillermo Barros Schelotto, el Conde, apodo que se ganó por su elegancia para jugar a la pelota con la camiseta granate.

Lo conoce bien el Mellizo, si bajo sus órdenes le dio vuelo al fútbol de Lanús. “Es el futbolista que más le gusta para este mercado de pases”, le dijo un alto dirigente a Clarín.

Y a él apuntará Boca para reforzar el mediocampo. “Si no pide locuras, se hace”, añadió otra persona del entorno del presidente, Daniel Angelici. Pizarro fue uno de los primeros apellidos que el mandamás azul y oro escuchó de los labios de Guillermo el lunes, durante la reunión que se desarrolló en la Bombonera.

Hace cuatro años que viste la camiseta de Tigres de Monterrey, pero estaría dispuesto a pegar la vuelta, más allá de que ayer comenzó la pretemporada con el equipo felino.

Boca está dispuesto a pagar la cláusula de rescisión, tasada en 6 millones de dólares. Y le encomendó al empresario Marcelo Pusso la negociación.

Entre club y club no habrá diferencias, más allá de que el brasileño Ricardo Ferretti considera que el volante es una pieza fundamental en su esquema. Las trabas empiezan a la hora de sentarse a limar los números del contrato del jugador y el deseo de su familia.

Pizarro gana el doble que Fernando Gago, el jugador mejor pago de Boca. Y para resignar semejante salario, el campeón del fútbol argentino tendrá que hacer un gran esfuerzo. “Plata va a haber”, repiten en La Boca.

La inminente transferencia de Cristian Pavón al Zenit ruso oxigenará la tesorería xeneize. Con buena voluntad, llegarán a un número que convenza al mediocampista de 27 años. Aunque más dura está su esposa, quien está muy cómoda en Monterrey. 

Hasta ahora, el único futbolista que ya le dio su palabra a Guillermo, y hasta empujó con fuerza para llegar a Boca, fue Paolo Goltz. El zaguero central ocupará un sitio de privilegio en la cuestionada defensa.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail to someone