Tags:

Pipa hay uno solo

Pipa hay uno solo

El 9 de Boca está imparable. Inamovible y decisivo en el equipo de Guillermo, cada vez que convierte el equipo no pierde. Llegó a los 15 goles en el torneo. Pipa hay uno solo.

Pipa hay uno solo

Darío Benedetto es uno de los baluartes del plantel de Guillermo Barros Schelotto. El delantero, goleador del equipo y del campeonato, atraviesa un gran momento y tiene una estadística que ilusiona a todos: cada vez que convierte, por torneos locales, el Xeneize no pierde.

Llegó más como apuesta que realidad, sin tanto rodaje en el América de México y tras sufrir una serie de lesiones que lo habían marginado del equipo. Boca lo pagó una fortuna para reemplazar a Osvaldo, pero su debut fue como extremo por la derecha en la ida ante Independiente del Valle. Demostró sacrificio, ganas, pero esa misma noche perdió el puesto con Pavón.

Un solo gol en seis partidos (Ramón Santamarina, por la Copa Argentina) provocaron que se hablara más de la fortuna que Boca pagó por él que de su rendimiento en la cancha. Hasta que una tarde contra Quilmes se destapó.

Metió un triplete en 18’ y a partir de ese momento no paró hasta convertirse en una pieza fundamental del equipo de los Mellizos.

Los números hablan por sí solos. Aunque estuvo lesionado en el tramo final del 2016, y más allá del flojo nivel colectivo que mostró Boca en varios pasajes de este 2017, los goles de Darío Benedetto posibilitaron que el Xeneize siga siendo, a falta de cinco fechas, el puntero del campeonato. Cuando Boca lo precisa, el Pipa dice presente: de los 52 puntos que el equipo lleva en el torneo, 26 los obtuvo gracias a la eficacia de su 9. Exactamente la mitad.

Benedetto tiene un promedio de gol único en el fútbol argentino. Teniendo en cuenta sólo los partidos oficiales, lleva 17 tantos en 25 juegos, y marca uno cada 104’.

Cada vez que convirtió por el torneo local, Boca no perdió y casi siempre ganó (diez victorias y el empate con Patronato). El domingo, con Newell’s, jugó con un cuadro de gastroenteritis y aún así mojó.

¿Cuánto cotizan sus goles? A Boca y a su representante, por lo pronto, ya empezaron a llegarles sondeos por el Nueve de oro. En el último verano, de hecho, el propio jugador desechó una propuesta millonaria de Los Angeles Galaxy de la MLS porque antes de emigrar quería salir campeón con Boca, el club del que es fanático y al que lleva tatuado en la piel. Ahora, el mismo futbolista pidió que no le hablaran de ofertas hasta tanto no se defina el campeonato.