Tags:

Quieren un recibimiento inolvidable

Quieren un recibimiento inolvidable

En La Boca, los hinchas preparan un movida con mucho cotillón, quieren un recibimiento inolvidable para cuando el equipo de Guillermo salte al campo de La Bombonera.

Quieren un recibimiento inolvidable

Llega el Superclásico, el partido del año. River, el archi-enemigo de toda la vida, va a pisar de nuevo la mística Bombonera en un derby que puede marcar un antes y un después en la carrera por el título que hoy encabeza el equipo de Guillermo Barros Schelotto.

Así que imaginen la manija que hay en el barrio La Boca. Todos los días hay movimiento xeneize por el barrio para que la cancha sea una verdadera fiesta.

Y los anfitriones piensan crear un recibimiento inolvidable para empujar al equipo de los Mellizos frente a los de Gallardo. Quieren que la salida del once titular xeneize sea histórica y que realmente intimide a River.

Y para eso, diferentes agrupaciones, peñas, filiales, e hinchas autoconvocados sin ninguna bandera más que la de Boca generaron una movida tremenda en el estadio: desde hace semanas se vienen juntando todo tipo de papeles en La Bombonera.

La idea es llegar a las ¡30 toneladas! Sí,: 30 toneladas, o sea 30.000 kilos de papel.

Obviamente que estos “enfermos” por los colores de Boca se están tomando el interminable trabajo de cortar los miles y miles de diarios, revistas, hojas de cuadernos, guías telefónicas y lo que sea. Vaya muestra de amor, de esa pasión inexplicable.

Además de la lluvia de papelitos que planean desatar, vía redes sociales se gestó la idea de juntar Globos con los colores de Boca, y también se trazaron un objetivo: Que en las tribunas de la Bombonera haya ¡1.000.000 de globitos! Y hay más para la fiestichola en el Superclásico. En la Ribera cuentan que se está armando un show mágico de fuegos artificiales.

Y puede haber otras sorpresas para cuando salgan los equipos, de esas que nadie quiere contar. Todo esto, sin contar el color que pueda aportar la hinchada. De todas maneras, cada recibimiento de Boca en un clásico en la Bombonera fue inolvidable. Siempre dieron qué hablar. Y el de este domingo, por el movimiento que hubo, hay y habrá en el barrio hasta el mismo domingo, pinta que será sensorialmente histórico.

Y obviamente que la Comisión Directiva xeneize habrá tomado los recaudos debidos para que la fiesta sea una fiesta, y que este recibimiento histórico no complique el normal desarrollo de este derby tan importante para el mundo Boca.