Tags:

Benítez llegó al país

Benítez llegó al país

Junior Benítez llegó al país para realizarse la revisión médica y firmar su vinculo con Boca por 18 meses. Repasamos quién es el atacante que pidió Guillermo.

Benítez llegó al país para firmar con el Xeneize

Guillermo Barros Schelotto, cuando se fue de Lanús, guardó en su cabeza varios nombres para alguna vez volver a llamarlos. Y uno de ellos era el de Oscar Benítez, a quien estuvo cerca de contratar en el mercado de pases anterior para disputar la Copa Libertadores.

Junior Benítez ya está en el país para realizarse la revisión médica y, posteriormente, firmar el contrato con el club.

Llega a préstamo del Benfica por 18 meses con una opción de compra del 50% del pase.

Es un viejo conocido de GBS, quien lo hizo debutar en Lanús (justamente ante Boca) y se lo pidió a Daniel Angelici, quien luego de varias semanas, le dio el gusto al entrenador.

Fanático de Boca, Junior está cumpliendo un sueño y buscará alimentarlo en busca de títulos. El extremo viene para pelear un puesto y será alternativa de Pavón, quien tendrá una dura competencia de cara al futuro.

Ahora, Guillermo aguarda por el arquero que tanto pide y Agustín Rossi también está al caer. De esta forma, los pedidos de GBS estarían cumplidos.

Junior, conocido de esta manera por compartir nombre con su padre, desde chiquito tenía un sueño en su carrera: jugar en Boca. El futbolista, de 24 años, es un ferviente simpatizante del «Xeneize» y paradójicamente convirtió su primer tanto en Primera ante el club de sus amores y bajo la tutela de uno de sus ídolos: Guillermo Barros Schelotto. 

En su paso por el Granate tuvo altibajos. Comenzó su carrera como volante por derecha, pero con el correr del tiempo terminó desempeñándose como extremo. Sus mejores actuaciones se vieron en la final de la Copa Sudamericana 2013 y la del Torneo de Primera División 2016, justamente las dos estrellas que consiguió en su paso por el Sur.

Llegó a Lanús a los 11 años y pasó por algunas Selecciones juveniles, fue transferido a mediados del año pasado al Benfica, a cambio de 3 millones de dólares. Nunca pudo adaptarse, y tras unos pocos amistosos, pasó cedido al Sporting Braga, donde solamente tuvo acción en 98 minutos, distribuidos en cuatro encuentros.

Además de la música y los perros, Benítez siente pasión por los tatuajes. Su estilo preferido es el gótico en negro y gris. El polifuncional jugador tiene cubierto gran parte de su cuerpo, como muslos, pantorrillas, brazos y manos. Calaveras, rosas, animales, cadenas y naipes, las figuras más elegidas por JrB23.