Tags:

El rendimiento de Carlitos

El rendimiento de Carlitos

Una vez más, se pone en discusión la continuidad del líder xeneize. El rendimiento de Carlitos Tevez en el comienzo de este semestre, sumado a una supuesta incomodidad que esta viviendo el delantero, lo alejaría de Boca en diciembre.

En este comienzo de semestre, el rendimiento de Carlitos es bajo

El último fin de semana, tras el flojo debut del equipo en el campeonato, Carlos Tevez tuvo una declaración sin cassette que generó polémica. Desde ahí los medios empezaron a notar la incomodidad que encendió este rumor: El Apache no seguiría en Boca en el 2017 si no gana la Copa Argentina.

Luego de quedar afuera de la Copa Libertadores, Tevez pidió una licencia en la que pensó en el retiró.

Las molestias del delantero son rumoreadas desde hace tiempo e incluyen promesas incumplidas por Angelici, la mala infraestructura del centro de entrenamiento de Boca, las bajas y refuerzos del equipo, el sentirse que ignoran sus consejos, y la posición que él ocupa en el campo de juego.

Varios de estos temas han cambiado en los últimos tiempos, como pasó con el cambio de esquema, la permanencia de Tobio y la otorgación del liderazgo absoluto en el vestuario. Aún así, Carlitos sigue sin poder mostrar su mejor versión en estos pocos partidos del segundo semestre, generando que por primera vez el foco de los medios apunten a su rendimiento.

Alcanza con comparar los números del Apache en sus primeros seis meses desde su vuelta al club con esta versión deslucida del único crack que tiene el plantel de Boca.

Que Carlitos haya pasado de convertir un gol cada dos partidos a uno cada tres, y lleve nueve sin embocarla (siete oficiales y dos amistosos) es apenas un dato numérico que ayuda a describir su presente.

Pero el Melli tiene pensado bancarlo. Lo sostiene porque cree en su categoría. Si hasta cambió el esquema que lo había acompañado en sus cuatro años de carrera como técnico y le concedió una licencia en plena duelo post papelón en la Libertadores y con el resto de los referentes todavía dentro del plantel.

El Apache ayer se entrenó aparte como el resto de los jugadores que sumaron minutos en la Fortaleza. Se movió en el gimnasio y no se lo movió por el campo de juego, donde esperaban los periodistas. Nadie pudo ver su semblante, aunque quienes más lo conocen dicen verlo triste, apagado, lejos del Tevez que supo ser.