Tags:

Optimismo Bombonera

El plantel de Boca regresó a Buenos Aires tras la semi de ida de la Libertadores y la cabeza de todos los xeneizes está puesta ya en la revancha del jueves en la Bombonera. El gol de visitante y el factor de jugar en La Boca serán claves para llegar a la final.

El primer capítulo dejó señales que los xeneizes deberán atender para no desbarrancarse. El resultado le da oxígeno porque con un triunfo 1-0 llegará al objetivo. La valoración del gol de visitante es un motivo de confianza. Todas las encuestas afirman que el equipo podrá dar vuelta el resultado en casa y avanzará a la final de la Copa Libertadores.

Si bien el Mellizo tendrá algunos días para retocar el equipo, todo indica que no habrá muchas diferencias con respecto al que jugó en Ecuador.

Cumplida su fecha de suspensión, Pavón tiene las puertas abiertas para volver a la titularidad. ¿En lugar de Benedetto? El otro puesto que podría generar dudas está en la mitad de la cancha: Jara fue de los puntos más flojos y Cubas luchará con él por entrar al 11.

Las bandas resultaron una zona frágil y aunque la altura de Quito fue un contratiempo, la velocidad de Julio Angulo y Bryan Cabezas, autor del primer gol, desnudó las flaquezas de Jara y de Fabra en la marca. Sin la ayuda de los volantes externos, los laterales quedaron expuestos y lastimar por los costados, con respuestas rápidas, es uno de los argumentos que ofrece Independiente del Valle cuando sale de visita.

La lesión de Peruzzi le dejó la franja a Jara, a quien el cuerpo técnico observó con mejores posibilidades que Tobio; Jonathan Silva sería la alternativa de Fabra, con quien el mellizo Guillermo se enojó en la jugada que definió el partido: el colombiano intentó un pase de pecho y se quedó corto y derivó en la asistencia a José Angulo, que definió con jerarquía.

Lo otro que no lo dejó tranquilo fue la falta de contundencia. El juego de Boca en la altura apostó a esperar el error del rival, quitar y salir rápido, y aunque el arco rival parecía quedarle lejos, supo arrimarse con peligro en algunos momentos del primer tiempo y sobre el final del partido. El partido de Benedetto no fue bueno y no se mostró cómodo jugando de nueve.

Guillermo, Tevez y los referentes del plantel reconocieron errores pero saben que en la Bombonera no se les puede escapar.

Hasta Diego Maradona dirá presente en la trascendental cita copera: “Voy a ir a la cancha a verlo, nos jugamos la final del mundo”, sostuvo el Diez.