Tags:

Los refuerzos, a medias

Fernando Zuqui y Darío Benedetto debutaron en Boca por Copa Libertadores en Quito. El volante la rompió y ya se ganó el cariño de la gente. El «Pipa» no tuvo chances para poder mostrarse.

En la altura de Quito, ante Independiente del Valle, Guillermo apostó a dos jugadores que llegaron en este receso. Dos jugadores que tendrá muy en cuenta y que a futuro pueden llegar a ser grandes jugadores del club si aprovechan y «aguantan» la camiseta de Boca.

Por un lado,  Fernando Zuqui,  polifuncional mediocampista de 24 años tuvo un gran partido. En sus primeras armas en Copa Libertadores (Jugó Sudamericana con Godoy Cruz), no le pesó jugar en altura y con la camiseta de Boca en el pecho.

Se posicionó por derecha cuando el equipo de Guillermo defendió y se manejó por el centro, haciendo una muy buena dupla con Pablo Pérez, cuando el equipo atacó.

Así fue artífice de la asistencia perfecta que terminó en el gol de Pérez, con el que Boca abrió el marcador ante Independiente del Valle.

Sin darse cuenta, comenzó a ganarse el cariño de la gente más rápido de lo que se imaginaba. El mendocino fue protagonista en el amistoso internacional ante Olimpia, en el duelo de Copa Argentina ante Güemes de Santiago del Estero y, como si esto fuera poco, a pesar de la derrota en Quito, fue de lo mejor del equipo Xeneize.

El mendocino ya es uno de los «mimados» de Boca. Y así lo reflejaron las redes sociales durante el partido:

Por otro lado, Darío Benedetto no tuvo el mejor debut. Participó poco en el ataque, no tuvo ninguna chance. Aunque intentó siempre presionar arriba.

Diario Olé se explayó sobre el ex delantero de Arsenal de Sarandí: cumplió su gran sueño a medias. Por un lado finalmente se le dio la posibilidad de jugar como titular con la camiseta de Boca. Sin embargo, no pudo completar un gran partido en lo individual, además de haberse quedado con el sabor de la derrota en la altura de Quito.

Benedetto no pudo asociarse con Tevez en el ataque. El primer tiempo trató de tirarse a las bandas, y luego buscó más atacando los espacios por el centro. De ninguna de las dos maneras llegó con peligro al arco de Independiente del Valle.

Más allá de haberse acostumbrado a la altura en el fútbol mexicano, pareció haber sentido el desgaste físico que implica jugar en Quito.

Estuvo en cancha 67 minutos, ya que Guillermo lo reemplazó por Chávez. En ese momento el encuentro estaba 1-1, luego llegaría el 2-1, un resultado que obliga un poco más a Boca para la revancha en la Bombonera. Habrá que ver si el ex América mantiene la titularidad, teniendo en cuenta que para el próximo partido ya regresar el suspendido y fundamental Pavón.