Tags:

Renovación encaminada

Fernando Hidalgo, representante de Cristian Pavón, aclaró el asunto tras las declaraciones del delantero que no cayeron bien en la Comisión Directiva.

«Él estaba molesto, pero la renovación viene encaminada», fue lo primero que expresó Fernando Hidalgo para tranquilizar a quienes creyeron que podría llegar a un conflicto mayor las imprudentes declaraciones de Cristian Pavón por la renovación de su vínculo con el Xeneize.

El cruce entre Cristian Pavón y los dirigentes de Boca por la renovación de su contrato sorprendió. El punto de quiebre se produjo, principalmente, por un manejo de información errónea. El delantero, en diálogo con «La Red», contó hace unos días que su vínculo con el club de La Ribera vencía en 2017, aunque desde el club informaron a Olé que el mismo recién caducará en diciembre de 2018. Y Fernando Hidalgo, apoderado de futbolista, se encargó de aclarar el asunto: «Cristian tiene contrato hasta el 2018, pero su descontento viene por otro lado. La situación familiar de él es muy delicada y no se puede pasar por alto. De hecho, Angelici no sabía nada de este asunto».

«Actualmente nos estamos poniendo de acuerdo con Boca por el tema de su contrato. No tengo dudas de que va a renovar ya que Boca mostró predisposición», contó a Gol de Vestuario. Así, punto final al asunto.

El futbolista ha sido una de las figuras en las últimas presentaciones del equipo en la Copa Libertadorescon un gol clave ante Nacional por los cuartos de final, y fue el autor de los dos primeros tantos en el triunfo 4-0 del miércoles sobre Güemes de Santiago del Estero, por la Copa Argentina.

Por su actual muy buen nivel, Pavón siente que está en condiciones de ejercer una presión para buscar la renovación que hasta hace poco resultaba difícil de imaginar. «Quiero estar tranquilo en Boca y no pensar en mi contrato. Quiero resolverlo cuanto antes. Tengo contrato hasta 2017 y mi agente y mi papá están hablando con Angelici para renovar».

Esta pasando su mejor momento, pero aún debe madurar en estos aspectos. El gesto inoportuno que hizo cuando le convirtió a River en 2015 y la tonta expulsión contra Nacional, son ejemplos de que debe pensar antes de actuar y los «pecados de juventud» le podrían costar caro.

Hoy lleva apenas 20 partidos oficiales en el club de La Ribera. 14 de ellos de titular y 6 ingresando desde el banco, con 6 goles.